Cuidar tu maquinaria agrícola en invierno es fundamental para mantener su durabilidad, su rendimiento y evitar averías. El invierno puede ser la temporada perfecta para realizar tareas de mantenimiento a fin de tener todo a punto para la llegada de la primavera.

Tanto si seguirás trabajando a tope con tu maquinaria durante los meses más fríos como si las tendrás bajo resguardo una temporada, necesitas seguir algunas recomendaciones para que el frío no afecte tus maquinarias agrícolas.

Toma nota de algunas de nuestras recomendaciones. 😉

Cómo cuidar tu maquinaria en invierno

Limpieza:

Si tu maquinaria se quedará parada, cuide para que se quede totalmente limpia. Raspa y quita los restos de insumos que puedan estar pegados a la máquina o enredados en las correas, ejes, etc.  Es fundamental evitar la humedad. Así que, si lavas el vehículo, acuérdate de secarlo completamente antes de guardarlo.

Piezas:

Antes de guardar tu maquinaria, quítale piezas y componentes como las juntas, de esta manera evitarás posibles daños en las articulaciones de la maquinaria, logrando un almacenamiento más seguro y eficaz.

Tanque:

Los sedimentos en el tanque de combustible pueden provocar graves averías, comprueba la limpieza del tanque, así como la calidad del combustible, ya que en invierno este tipo de averías suelen acentuarse por las bajas temperaturas.

Refrigerante/Anticongelantes:

Cuida los sistemas de refrigeración de tu maquinaria controlando los niveles del refrigerante en el radiador. Además de evitar que el sistema se congele, el refrigerante previene la corrosión, la cavitación y otras averías.

Combustible:

Vigila siempre los niveles de combustible. En el caso de los vehículos a gasolina, puede que lo recomendable sea vaciar el depósito si la maquinaria estará parada durante el invierno, puesto que se trata de un combustible más abrasivo.

Por el contrario, si el tractor, u otra maquinaria, funciona a base de diésel, lo recomendado es no vaciar el depósito para evitar condensación.

Bajo techo:

Las maquinarias deben guardarse siempre bajo techo y protegidas de la lluvia, nieve y heladas.

Baterías:

Si durante el invierno, las máquinas estarán paradas, lo recomendable es retirar las baterías y almacenarlas completamente cargadas. En el caso de que sigas realizando diferentes trabajos durante la temporada, también es conveniente mantener las baterías cargadas completamente dado que las bajas temperaturas pueden afectar el sistema de recarga.

Neumáticos:

No es una tarea solo para el invierno, pero es muy importante es esta época del año. Acuérdate de revisar los neumáticos y verificar que no tienen grietas u otras señales de desgaste.

Revisión profesional:

Puede que sea el momento de ejecutar un mantenimiento más profesional para dejar tu maquinaria 100% lista y libre de averías para la primavera. Si este es el caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.