La botritis de la viña, también conocida como podredumbre gris es un conocido hongo que ataca al viñedo, afectando no solo a la cantidad de uva cosechada, como su calidad, y por extensión la calidad de los vinos que se puedan producir. De esta manera, la Botrytis cinerea es muy temida por los importantes daños económicos que puede provocar.

Muchas veces llamada de moho negro, la botritis está presente en todas las zonas vitícolas de nuestra península. Suele afectar a los viñedos en especial cuando hay demasiada humedad o precipitaciones durante el periodo de maduración de la uva.

¿Cómo se manifiesta la podredumbre gris?

Los principales síntomas de esta infección pueden ser visibles en las hojas, en los sarmientos y brotes y en los racimos.

Hojas:

En las hojas se pueden apreciar manchas con aspecto de quemadura. Muchas veces, cuando hay exceso de humedad, estas manchas presentan un polvillo gris, conocido como micelio.

Sarmientos y brotes:

Cuando la botritis afecta a los sarmientos y brotes, se pueden apreciar manchas de color marrón y, tal y como pasa con las hojas, si hay demasiada humedad, pueden presentar una especie de polvillo o pelusilla. El moho gris, cuando presente en los sarmientos, puede provocar la pérdida de brotes jóvenes, afectando a la cosecha.

Racimo:

Durante en envero y vendimia, el racimo puede presentar síntomas evidentes de afección por moho negro. Los granos se pudren, son más blandos y, muchas veces, presentan un moho grisáceo en su superficie.

 

La vigilancia y seguimiento de la viña son fundamentales para prevenir la aparición del botritis y/o aplicar tratamientos fitosanitarios.

Consejos para prevenir y controlar la botritis:

Ventilación: Como todo hongo, la humedad favorece su aparición y propagación. Así que una excelente manera de evitar la podredumbre gris es mejorando la circulación de aire y de luz solar. Una buena planificación del viñedo y las podas frecuentes ayudarán a lograr una mayor circulación de aire.

Deshojado y desnietado: Tal y como se comenta en el punto anterior, es muy importante favorecer la ventilación. El deshojado y desnietado reducen el follaje, beneficiando la circulación de aire y una mejor penetración de los tratamientos aplicados.

Eliminar los racimos afectados: Para evitar la propagación de este tipo de moho, se aconseja retirar los racimos afectados y evitar que se acumulen restos vegetales cercanos a la vid.

Plagas: Controlar las plagas típicas de los viñedos, como el mosquito verde o la polilla de racimo, es otra manera de prevenir la propagación de la botritis de la vid.

Tratamientos: La aplicación de fitosanitarios es una excelente manera de prevenir y/o tratar posibles infecciones.


¿Necesitas ayuda con la vendimia? ¿Quieres conocer nuevas técnicas agrícolas o encontrar la maquinaria perfecta para tu cultivo?

¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoramos sin compromiso!

 

 

 

Abrir chat