Cuidar el suelo es fundamental para mantener todo nuestro ecosistema funcionando. Además, el suelo es un recurso no renovable. Para que se forme un centímetro de suelo son necesarios más de mil años.

¿Ya te has parado a pensar en todo lo que hace el suelo? El suelo es un pilar fundamental en la producción de alimentos, es un importante aliado en la lucha contra el cambio climático y almacena y filtra el agua que necesitamos para vivir. Además, es el hogar de millones y millones de microorganismos.

Razones por las que debemos cuidar el suelo:

  • Cambio climático:

Cuidar el suelo puede ayudar a disminuir los gases de efecto invernadero. Cuando gestionado de forma sostenible, el suelo puede “secuestrar” el carbono, mitigando el cambio climático. Así que podemos decir que el suelo juega un papel importante en la conservación de nuestro planeta.

  • Suministro de agua:

Los suelos sanos almacenan y filtran grandes cantidades de agua, garantizando agua potable para nuestro consumo, además de ayudar a los cultivos a sobrellevar periodos de sequía o precipitaciones extremas.

  • Diversidad:

El suelo es la casa de una cuarta parte de la biodiversidad de nuestro planeta. Se dice que hay más organismos vivos en un cachito de tierra que personas en todo el globo. Millones y millones de microorganismos conviven en perfecto equilibrio, estableciendo relaciones valiosas para que el ciclo de vida continúe en armonía.

  • Alimentación.

Cuidar el suelo nos da literalmente la vida. Un 95% de nuestros alimentos provienen del suelo. Así que cuidar y preservar la calidad del suelo es vital para la seguridad alimentaria. Además, la calidad del suelo influye directamente en la calidad y cantidad de los alimentos. Un suelo sano, con un buen contenido de nutrientes es más fértil y produce mejores cosechas.

  • Medicina:

Más de 500 antibióticos, incluida la famosa penicilina, son derivados de microbios del suelo según un artículo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Así que cuidar el suelo también nos garantiza más medicinas, más salud y más avances en investigaciones científicas.

La degradación del suelo

Son muchas las razones por las que debemos cuidar el suelo y preservar este recurso vital para nuestra supervivencia. Sin embargo, la FAO asegura que un 33% de los suelos de nuestro planeta está degradado.

La erosión, las lluvias, el viento y la fauna producen cierto desgaste del suelo y la pérdida de nutrientes, pero la verdadera causa de la degradación de los suelos es la acción humana. La contaminación química, actividades agro ganaderas y forestales, la compactación del suelo, las actividades industriales y urbanas tienen consecuencias devastadoras para la calidad del suelo.

Sin embargo, la propia FAO cree que todavía estamos a tiempo de revertir esta tendencia. Una gestión sostenible y ecológica, técnicas de cultivo más cuidadosas y las buenas prácticas del sector pueden preservar la calidad de nuestros suelos y garantizar un futuro mejor.

¿Necesitas consejos para cuidar el suelo, conocer nuevas técnicas de cultivo y mejorar tus cosechas? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Abrir chat